Legislatura provincial: acuerdan tratar la suspensión o expulsión de Serrano

El cuerpo legislativo de la Unicameral cordobesa acordó este miércoles darle tratamiento a tres proyectos de suspensión y uno de expulsión contra el legislador Patricio Serrano, quien fue denunciado por violencia familiar por su exesposa.

En la sesión ordinaria se acordó el tratamiento de las Cuestiones de Privilegio, de acuerdo con el Reglamento Interno, para dar curso en la Comisión de Asuntos Constitucionales desde la semana próxima el abordaje del apartamiento o expulsión del legislador, quien en la asamblea de este miércoles estuvo ausente por cuestiones de salud, justificadas con antelación.

En la Comisión de Labor Parlamentaria, previa a la sesión ordinaria, los representantes de los bloques acordaron que el tema ingresara al recinto, pero que sea debatido en reuniones legislativas para su tratamiento. Además, se contempló el derecho de defensa por parte de Serrano en lo que hace a su continuidad en un cargo público.

Derecho de defensa

“Se solicitó el pase a Comisión de Asuntos Constitucionales de las Cuestiones de Privilegio sobre el legislador Serrano. Esto obedece al debido procedimiento que se debe realizar para analizar lo solicitado y dar derecho de defensa al legislador para, luego, dejar una resolución por parte de la Legislatura de Córdoba”, explicó a La Voz el presidente del bloque de legisladores de Hacemos por Córdoba, Leonardo Limia, quien el lunes pasado elevó en nombre de su bancada el pedido de apartamiento, sin goce de sueldo, hasta tanto se “dilucide la situación judicial”.

Además del oficialismo, las bancadas de Juntos UCR y de Luciana Echevarría (MST Nueva Izquierda) también solicitaron el apartamiento del legislador.

Eduardo Serrano, legislador de Hacemos por Córdoba

“Elevamos el pedido de Cuestiones de Privilegio hacia el legislador Serrano en el que solicitamos su apartamiento de la banca hasta tanto se pueda avanzar con la investigación y se esclarezcan los hechos que dieron origen a una denuncia judicial en su contra. Estas cuestiones de privilegio se prevén para los casos en los que se ve afectada la reputación de los legisladores, en lo que hace a su idoneidad representativa, por desorden de conductas en el ejercicio de sus funciones o por indignidad, que incluye, por supuesto, condiciones morales básicas para la función de legislar”, expresó Echevarría.

“Frente a este hecho grave no puede esta Legislatura mirar para otro lado teniendo en cuenta la incansable lucha del movimiento de mujeres en la que se reclaman medidas efectivas para poner fin a la violencia machista en todas sus expresiones, no sólo física, sino también, económica, psicológica y sexual… “, agregó.

La legisladora radical Patricia de Ferrari también explicó por qué el bloque Juntos UCR solicitó el pedido de apartamiento. “Desde la bancada consideramos que correspondía preventivamente pedir la suspensión hasta tanto la Justicia cesara o no la orden de restricción. No juzgamos los acontecimientos, pero tenemos una responsabilidad agravada que marca la Constitución y las leyes que implican un sentido de ética, de actuar conforme a la ley y una conducta que no dé lugar a especulaciones. Por eso se necesita un debido proceso, su defensa, de tal forma que solicitamos el tratamiento de la suspensión de manera preventiva”, dijo la legisladora radical.

Además, expresó que no debe tratarse de una persecución política, sino que se trata de resguardar al Poder Legislativo.

Por su parte, la legisladora Noelia Agüero (Izquierda Socialista–FIT Unidad), fue más allá en el planteo y solicitó la expulsión de su par legislativo.

“Para nosotros, esto es algo sumamente grave e indigno y, de hecho, lo contempla el Reglamento Interno y está en la Constitución Provincial: la posibilidad del pedido de expulsión y por eso bregamos. Ahora estamos a la espera del tratamiento en la comisión para que sea a la mayor brevedad posible”, dijo Agüero.

La legisladora también hizo mención al cambio de lugar en el recinto que se acordó para Serrano, quien ocupaba la bancada 41, pero al ser apartado por el oficialismo del bloque, se le asignó un espacio unipersonal, en el estrado número 68.

“Es indignante que, al no pertenecer ya Serrano del bloque de Hacemos por Córdoba, su bancada sea la 68 más cerca de la banca del Frente Izquierda Socialista-Fit Unidad. Esto nos parece una provocación. No vamos a permitir que con una denuncia de violencia siga en un cargo elegido por el pueblo”, agregó la legisladora.